Los de Transvision tenemos una vocación irrenunciable, irrevocable e indeclinable de hacer felices a todos los que nos leen. Somos así, qué le vamos a hacer.
¿Y qué nos hace tremendamente felices en Navidad a todos? ¿El vino? ¿La comida? ¿Discutir con el cuñado todolosabe? Correcto.
Y además los anuncios de Navidad. Venga, reconocedlo. A todos se nos ha escapado una lagrimita con la abuelita que no se acuerda del día en que vive o con las diferencias que nos unen de la última campaña de Campofrío.

Así que coged fuerzas y preparaos para llorar.

Empecemos por una de las sintonías que han marcado nuestra vida en estas fechas, queramos o no. ¿Quién no se pone un poco tontorrón, como hacemos nosotros, al escuchar esa melodía de “vuelve a casa vuelve por Navidad”? Venga, seamos sinceros…
El almendro lo hizo bien. Tanto que no ha cambiado ni un ápice su campaña navideña desde que empezaron con los anuncios allá por los 80.
¿Pero sabías que la mítica voz del anuncio es más mítica de lo que pensamos?
Se trata de Sol Pilas, la verdadera voz de las Mamachichos, a la que le encargaron el jingle del Juego de la oca o la que decía aquello de “Scotch Britte, yo no puedo estar sin él”.
Una de esas famosas en la sombra.

 

 

Hubo un tiempo en nuestra querida España esta España tuya esta España nuestra en que todo el mundo, especialmente los Eduardos, le cogieron un paquete tremendo a este encantador niño de 9 años que felicitaba reiterativamente las Navidades por teléfono para aprovechar los 3 meses gratis que Airtel regaló a sus padres.
Fue en 1997 y toda la nación estuvo mucho tiempo repitiendo la frase. Otro gran acierto de Marketing que nos trae unos grandes recuerdos. No diremos si buenos o malos.
Menos mal que por entonces no había ni Memes ni redes sociales, porque si no, pobres de nosotros.
Y a todo esto, ¿alguien ha vuelto a ver a Edu?

 

 

Y hablando de frases que se quedan en la cabeza…¡Qué me decís de “queremos turrón, turrón, turrón, pero mira que sea Antiu Xixona”?
La marca de turrones de Alicante dio en el clavo con esta campaña que es un sinónimo de  Navidad: sencillez que perdura a lo largo de los años.
Así que sí, ¡seguimos queriendo turrón, turrón, turrón!

 

 

Iberia es muy conocida por sus preciosas campañas navideñas. Todos los años hace algo que nos  llega. Y por mucho que lo intentamos no podemos elegir entre estas dos campañas. Así que se quedan los dos, ¡ea! Uno nos llega al corazón y el otro nos lo derrite. Guiño, guiño.

 

 

 

Y el humor… ¡Que nunca falte el humor! Y menos en esta época, que a veces se complican las comidas cuando al típico iluminado le da por hablar de política, de fútbol o del peinado de la parienta. Mal, muy mal.
Esta campaña de las galletas colombianas Noel se hizo muy famosa hace un par de años. Ya se ha montado el Belén…

 

 

Hace 100 años que comenzó la Primera Guerra Mundial. Y te preguntarás qué tiene que ver esto con un anuncio de Navidad….¡Pues mucho! Y los de Sainsbury´s lo saben.
Todos conocemos el poder balsámico de la Navidad. Los problemas parece que son menos problemas y dejamos nuestras diferencias a un lado. Pero lo que ocurrió en la Navidad de 1914 en las trincheras alemanas fue, casi, casi, un milagro.
La conocida Tregua de Navidad existió en realidad y si quieres ver un pequeño resumen, aquí lo tienes. Prepárate para llorar.

 

 

Y para llorar es el anuncio de Campofrío de hace unos años. Corría 2011 en España y la crisis hacía mella en el espíritu de todos los españoles. Quien más quien menos tenía una situación un poco complicada cerca o lejos y eso…cambia el carácter de un país.
Así que un grupo (grupazo) de cómicos se reunieron en el cementerio donde estaba enterrado el gran maestro del humor para hacerle una pregunta. Y no, no era si estaba el enemigo.

 

 

Hay quien dice que las navidades no han vuelto a ser iguales desde que Clive Arrindel, osease, el calvo de la lotería, dejó de anunciar el bombo de la suerte en 2005. Y desde luego el año pasado le dieron la razón con el anuncio que se marcaron la Monserrat y compañía. Pero eso es harina de otro costal.
Este es el primero que hemos encontrado. ¿Tú también quieres que vuelva el calvo de la Navidad?

 

 

Siempre lo consiguen. Siempre consiguen que echemos una lagrimita. Los de Cocacola llevan anunciando en la televisión española desde 1959 y siempre lo han hecho muy bien. Pero la verdad es que este anuncio a nosotros nos llega especialmente. Ay, qué día llevamos.

 

 

Y para terminar no podía faltar en esta selección de anuncios preciosos de Navidad uno de nuestras burbujas más famosas y entrañables. Desde 1977 Freixenet lleva alumbrando el mundo con su dorado fulgor y sus estrellas invitadas. Desde Liza Minelli hasta David Bisbal, grandes artistas internacionales han protagonizado estos anuncios que sólo se emiten en Prime Time y que suelen ser largos. Muy largos.
Como queremos seguir comiendo y a nosotros nos está costando mucho elegir el mejor  os lo dejamos a vuestra elección. Que para gustos, los colores. Pincha aquí y elige.

¡Feliz Navidad desde Transvision!