¿Que ya es 2017? ¡Pero cómo es posible esto!

 

Nosotros casi ni nos hemos dado cuenta de que han pasado 365 días llenos de amor, trabajo (que no falte) y, sobre todo, muchos, muchos vídeos. Que es lo nuestro.
Si el día 25 los de Transvision nos pusimos nostálgicos y nos dio por recordar los mejores anuncios de Navidad de todos los tiempos (desde nuestra humilde opinión), hoy, celebrando el nuevo año, nos vais a permitir que nos pongamos un poco más canallas y hablemos de nuevo de vídeos de Navidad; pero en este caso de los peores.
Que Facebook nos pille confesados.
Cuando nos pusimos a buscar nos dimos cuenta de que las empresas en Navidad hacen bien las cosas, la verdad. No sabéis lo que tardamos en encontrar malos anuncios de Navidad para que vosotros los vierais. Pero lo hicimos (risa maléfica). Vaya si lo hicimos. Comenzamos.

Sabemos que esta melodía pertenece al imaginario público y ha pasado a los anales de la historia de nuestra querida publicidad. Estamos de acuerdo. Vale que era 1970, que los medios no eran iguales y que grabar muñecas moviéndose de un modo realista no debía ser tarea fácil. Pero parémonos a pensar por un momento lo que tuvo que sentir el niño Jesús cuando vio acercarse al pesebre a un ejército de Muñecas de Famosa en blanco y negro y con mirada perdida moviéndose como los Zombies de The Walking Dead a llevarle regalos.  En serio, ¡era sólo un bebé!

Ahora probad a a ver ese anuncio muteado y ponedle esta música. Ya veréis cómo cambia la cosa.

 

¡Qué daño le hizo It, la adaptación al cine del libro de Stephen King, al conjunto de los payasos del mundo. Desde entonces nadie los ve del mismo modo. Menos a Milikito y compañía, que a esos les queremos todos mucho.
Ved y juzgad al bueno de Ronald Macdonald.
(Una vez más recomiendo poner Tubular Bells, de Mike Olfield. No tiene desperdicio)

 

 

Bien es cierto que en el post de Navidad del día 25  dijimos que nos gustaban mucho todos los anuncios de Freixenet y que nos costaba un ímprobo y titánico esfuerzo encontrar el mejor de todos. Pero no nos cuesta tanto encontrar el menos, por decirlo de algún modo, resultón.  Que no malo, ¿eh? Que a nosotros nos gusta mucho el cava.
Ay Ana, ¡qué grandes momentos ochenteros!

 

 

Parece que desde que Clive Orrindel, el majísimo calvo de la lotería, se fue a iluminar otro lugar con sus polvos de estrellas, los anuncios del sorteo más importante del año han caído en desgracia. Por lo menos hasta este año, que ha tenido que venir un simpatiquísimo Antonio a arreglarlo.
¡Cómo pusieron a los pobres que cantaron el año pasado aquello de “ya llegó la Navidad”! ¿Sabías que es una adaptación de una canción del gran Elvis?  Always on my mind se llama. Y es muy requetebonita.
Huelga decir nada del anuncio. Por ahí hay una versión que da un poquito de miedo. Si os interesa, está en Internet.
Nananananananana.

 

 

Y seguimos para Bingo. O mejor dicho: seguimos para lotería. La de este año ha supuesto una verdadera revolución en las redes y, por fin, el gran sorteo navideño ha vuelto a estar en el lugar que se merece. Entonces…¿porqué estamos hablando de esto en el podium de las vergüenzas?
Pues por nada en concreto, pero es que meter esta “versión revisitada” del anuncio que todos conocemos en el ranking de los mejores, nos parece excesivo.

A todo esto…¿Habláis ruso?

 

 

Vale que este anuncio no es de Navidad y no pega ni con cola en esta lista. Pero de verdad que no lo hemos metido para rellenar. Porque ha debido ser uno de los anuncios que más se han repetido este año en redes sociales, barras de bar y demás tertulias. ¡Claro que sí, guapi!

 

 

Ahora nos vamos a poner un poco más serios, porque el tema lo reclama. El anuncio de la lotería de este año ha suscitado polémica y ha hecho llorar a partes iguales. A nosotros nos ha encantado, pero no todo el mundo opina igual. No puede llover a gusto de todos… ¿A vosotros qué os ha parecido?

 

 

En fin, que todo esto lo hemos hecho con todo el amor del mundo,que conste. Y para despedirnos, os dejamos nuestra felicitación de Navidad de este año.

 

¡Feliz año nuevo desde Transvision!