Como sabes,  este es un blog de vídeo. Y en el vídeo hay varios factores im-pres-cin-di-bles para que todo salga bien. Uno de ellos es contar con las herramientas adecuadas, como un equipo de producción cualificado, buenas cámaras y gente que sepa manejarlas, etc.
Y otro de ellos, cómo no, es la luz. O mejor dicho, la iluminación, ya que determinará la calidad de la imagen final.
La calidad de la imagen requiere unos cuidados mínimos para que el sujeto y objetos que vayamos a grabar en escena consiga el efecto que se desea.
Por ello, hay que tener en cuenta una serie de factores para la iluminación puesta en escena, para así conseguir la dirección e intensidad que queremos conseguir en el rodaje:

  1. Hay que identificar todas las fuentes de luz disponibles en el lugar donde vamos a grabar.
  2. También es muy importante tener presente el tamaño de la localización donde vamos a realizar la grabación.

    La calidad de la imagen requiere unos cuidados mínimos para que el sujeto y objetos que vayamos a grabar en escena consiga el efecto que se desea.

  3. Si vamos a grabar en el exterior es fundamental saber la posición del sol, la cantidad de nubes, si algún objeto nos puede proyectar sombra, etc. Lo ideal es visitar unos días antes de las grabaciones las localizaciones donde vamos a realizar la grabación.
  4. Si la grabación es en interior, hay que saber cuántas fuentes de luz artificial tenemos, y también dónde están ubicadas, saber si se pueden mover o no para evitar ningún tipo de sombra… Lo más importante es aprovechar la luz natural.

Una vez identificada la luz que vamos a necesitar en todas las localizaciones de la grabación, hay que comenzar a saber qué elementos y herramientas de iluminación son necesarias para la grabación del rodaje. Es cuando nos ponemos en marcha con los técnicos de iluminación y el director de fotografía.

Pero esto lo dejamos para otro día. De momento, nos quedamos aquí. Que no es poco.

¡Que tengáis un lunes genial!